Menú Cerrar

René Posselt nos comparte la mejor «tempra» para esta fiebre electoral en Guerrero.

La fiebre electoral y los matraqueros.

Matraquero, es el nombre con el que se le conoce a los seres humanos contagiados por el virus de la fiebre electoral. Este tipo de fiebre es muy común en la temporada de elecciones y se estima que puede propagarse con relativa facilidad entre la población.

Un matraquero presenta severas dificultades para reconocer su valiosa participación como ciudadano dentro de un proceso democrático, que tiene como finalidad elegir a nuestros gobernantes.

Esta especie -los matraqueros-, suelen terminar denigrándose y arrastrándose por el suelo en la búsqueda del anhelado “hueso”, que es un recurso político que suele prometerseles para mantenerlos en un estado de enajenación y que le funciona muy bien a los candidatos para manipular a su antojo a los matraqueros.

El “hueso”, es muy adictivo pero no es para cualquiera; solo los matraqueros de más alto rango y los más cercanos al candidato político pueden probarlo, pero esto es algo que los matraqueros comunes, a pesar de que se les advierte, no consiguen entenderlo y suelen dejar todo de lado en su búsqueda.

Otro padecimiento que sufren los matraqueros contagiados, es la perdida de la memoria que los hace olvidar sus valores, su dignidad y sus principios, lo que provoca serios conflictos con su circulo social más intimo.

Un matraquero, fácilmente puede desconocer a su familia y a sus amigos, y lo que es peor, debido a las altas temperaturas que provoca la fiebre electoral, los matraqueros suelen estar irritables todo el día lo que deriva en pleitos con la gente que lo rodea.

La fiebre electoral también provoca fuertes delirios, haciendo que los matraqueros cambien su manera de ser radicalmente durante la temporada electoral.

Aun no existe una vacuna contra la fiebre electoral que impida que las personas se conviertan en matraqueros, pero algunos estudiosos del tema, sugieren seguir algunas medidas para que los estragos que esta enfermedad haya provocado en nuestra vida sean los mínimos, por ejemplo:

  • En caso de contagio se recomienda evitar el uso de las redes sociales para no exhibirse como un matraquero.
  • Se sugiere no hacer uso de la palabra en convivios o durante la comida para evitar conflictos con otros matraqueros o simplemente para no fastidiar más a quienes nos rodean.
  • En algunos casos, ha funcionado muy bien portar en el celular una foto de su familia para que el matraquero no olvide quienes son las personas que siempre están con él y así evitar pelearse con ellas.
  • Se recomienda no “invertir” en proyectos políticos mientras se padece de fiebre electoral, para así evitar afectar sus ingresos y su patrominio.
  • Si usted tiene un familiar con fiebre electoral, llévelo al baño que use el político de su agrado, para que su familiar vea que ellos hacen exactamente lo mismo que nosotros, no hay porque endiosarlos.

Finalmente, aquí les dejo un «tempra» para bajarnos un poco esta fiebre electoral que nos trae vueltos locos a todos.

Comparte en

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *