Menú Cerrar

Krampus: El Santa Claus de los niños malos

Con largos cuernos que sobresalen de su cabeza, unas patas similares a las de una cabra, cuerpo completamente peludo y una cara demoniaca, el Krampus aparece entre las sombras para llevarse a los niños que se han portado mal en el año.

La leyenda del Krampus es originaria de las regiones alpinas del centro de Europa, entre los que se reconocen Europa, Suiza, República Checa y Austria, y ha sobrevivido desde hace más de dos mil años para aterrorizar a los niños que se portan mal durante el año. Su nombre se deriva del alemán krampen, que significa garra, y algunos historiadores lo asocian al hijo de Hel de la mitología nórdica. Esta criatura legendaria también comparte características con de otros seres de la mitología griega, como lo sátiros o los faunos.


Esta tradición de origen pagano, que fue extendida a otras partes de Europa con el expansionismo del imperio Germánico, cuenta que el demonio llamado Krampus realiza un viaje desde el corazón de las nevadas montañas alpinas para merodear por los pueblos en búsqueda de todos aquellos que han sido niños malos y se los lleva en su saco para torturarlos con azotes de ramas en las profundidades de su cueva; esto lo convierte en la antítesis del famoso Santa Claus, quien premia a los niños buenos con dulces y juguetes. La leyenda forma parte de una tradición navideña secular en Alemania, donde las celebraciones de Navidad comienzan a principios de diciembre, específicamente el vísperas del 6 de diciembre, día de San Nicolás, a diferencia de países Occidentales como lo es el oeste y sur de Europa, así como los países americanos en los que la Navidad está asociada al 24 y 25 de diciembre.

La imagen y tradición del Krampus fue perseguida con la propagación del cristianismo, hasta que en el siglo XVII la figura de Krampus se ligó a la de San Nicolás, liderando éste a los demonios, y cristianizando la tradición, sin embargo, a principios y mitad del siglo XX fue nuevamente prohibida por el régimen austrofascista de Engelbert Dollfuss. Hoy en día, el Krampus es tan importante en el centro de Europa, tanto que los rituales folklóricos asociados al él se han convertido en patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO, como lo es el Krampus Parade de República Checa y la Öblarner Krampusspiel de Austria, que son celebradas la noche del 5 de diciembre.

Krampus ha surgido nuevamente a la luz, teniendo a su favor los medios digitales y la cultura pop que se ha apropiado de su imagen y la tradición que lo rodea para llevar a más públicos su terrorífica figura, materializándola en películas, historias, figuras coleccionables, cuentos y hasta chocolates. Al parecer Santa Claus comienza a tener un importante competidor…

Y tú, ¿cómo te has portado este año? Compártenos si crees que recibirás una visita de Krampus esta Nochebuena.

Gruß vom Krampus, L.

Comparte en

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *